ATEVAL | Textil Europeo

En marzo de 2022, la Comisión Europea publicó la Estrategia de la UE para Textiles Sostenibles y Circulares; siguió a la Estrategia Industrial Europea en la que se identificaron 14 ecosistemas industriales prioritarios -entre ellos el textil- para lograr la «doble transición hacia una economía verde y digital, hacer que la industria de la UE sea más competitiva a nivel mundial y mejorar la autonomía estratégica abierta de Europa.»

Pero, ¿Qué es la Estrategia Textil de la UE y qué repercusiones concretas tendrá en la industria textil europea y en los ciudadanos europeos?

Con más de 160.000 empresas que dan empleo a 1,3 millones de trabajadores, la industria textil europea es una parte vital de la sociedad europea. El textil tiene un profundo impacto en la economía local y en las comunidades locales de todas las regiones de la UE al generar empleo y crear oportunidades de negocio; además, el textil y la moda europeos son parte integrante de la cultura europea, con profundas raíces en el patrimonio cultural, al tiempo que marcan las tendencias creativas en todo el mundo. Compuesta principalmente por PYME, la industria textil europea generó un volumen de negocios de 169.000 millones de euros en 2022, lo que supone un aumento del 13% en comparación con 2021. Pero, según la Comisión Europea, el textil es la cuarta industria con mayor impacto en el medio ambiente y el cambio climático, es una de las 3 primeras industrias en cuanto al uso del agua y la tierra, y está entre las 5 primeras en cuanto al uso de materias primas y la emisión de gases de efecto invernadero.

La Estrategia de la UE para Textiles Sostenibles y Circulares tiene como objetivo mitigar el impacto de la industria textil en el medio ambiente al tiempo que mejora su competitividad y capacidad de recuperación a través de una serie de nuevas regulaciones que cambian el juego – como el diseño ecológico (ESPR), la Huella Ambiental del Producto (PEF), la Responsabilidad Ampliada del Productor (EPR), la Diligencia Debida, la creación de un pasaporte digital del producto, el análisis del impacto de los microplásticos y los productos químicos nocivos para encontrar soluciones, así como la regulación de las llamadas «declaraciones verdes» y la etiqueta ecológica para garantizar que tal declaración se presenta con precisión a los consumidores. La Estrategia Textil de la UE también pretende atajar el problema de la sobreproducción y el consumo excesivo mediante la promoción de textiles y fibras duraderos, reparables y reciclables de alta calidad; de hecho, la moda rápida está pasada de moda.

Un elemento clave para el futuro del textil europeo es el establecimiento de la recogida obligatoria de residuos textiles para 2025, lo que desencadena la necesidad de un nuevo modelo empresarial y una nueva cadena de suministro, así como la igualdad de condiciones en toda Europa, inversiones concretas en innovación y cualificaciones que conduzcan hacia una transición ecológica tangible y una transición digital realista.

RegioGreenTex se sitúa en el centro de esta transición en un momento vital para la industria textil europea. El proyecto encarna las prioridades de la Comisión Europea para el futuro del textil y será clave en la búsqueda y aplicación de nuevas soluciones innovadoras para la gestión de un nuevo modelo de negocio en el que los productos de alta calidad sean reciclables y estén fabricados con materiales reciclados. Muy pronto, los 26 proyectos piloto de RegioGreenTex se convertirán en productos y sistemas de uso generalizado e implantados por toda la industria. La realidad de RegioGreenTex es el futuro de la industria textil.